bazter hautsiak (euskal herriko turismo-gida deseraikia) (rincones rotos (guía turística deconstruida de Euskal Herria))

Ilustraciones: Xabi Cerezo

Editorial: DDT

Año: 2.023

Páginas 51

*Puedes dejar abajo tu opinión o comentarios.

Breve nota al turista

Esta breve guía tiene de todo, desde diversión hasta provocación. A la hora de informar sobre cada destino propuesto para visitar, por supuesto, la agencia ha seguido una lógica y ha trazado formas de crear mapas según sus preferencias. El turista que se adentra en ellos, sin embargo, tiene total libertad para dibujar nuevos mapas e interpretar la información que le ofrece el guía según el camino marcado por su instinto o inteligencia. No hay respuestas correctas a las preguntas planteadas. Para crear las imágenes de nuestros paisajes, al ilustrador de la agencia se le ha pedido que cree sus mapas libremente, y por tanto son el resultado de un ejercicio de acoger libremente lo que sugieren los textos. El turista tiene por tanto la misma libertad y no tiene por qué sentirse condicionado por ellas. Esta agencia no le forzará a realizar visitas obligatorias y completar una geografía limitada. Si responde a la llamada a jugar tendrá que buscar los caminos por su cuenta y riesgo y evitar el dolor que puedan traerle, porque los peligros no faltan en los rincones rotos de nuestra Euskal Herria Lo más probable es que la conversación que entablen entre sí las entradas de la guía no muestre la imagen idílica de Euskal Herria que suelen vendernos otras agencias. Sin embargo, no tenemos un libro de quejas. Lo siento por los inconvenientes ocasionados.

Agencia Bazter hautsiak

 

Esta colección de poemas surgió hacia la primavera de 2022, si no me equivoco. No recuerdo cuál me vino antes, pero «hausten ditut, hausten, gure bazterrak»fue el lema que se me repetía una y otra vez. ¿Qué pensar, viviendo en Urdaibai, y viendo a las autoridades de nuestro entorno, al son de la lengua global del euro, hacer todo lo posible para subyugar nuestros paisajes, cultura, lengua, medio ambiente, comunidades…? Así que Bermio-Mundaka, Mundaka-Bermio, adelante y atrás y acompañado de buen tiempo, jugando conmigo mismo, enseguida vi lo que iba tejiendo con esos poemas que me venían, inconscientemente al principio. Pasaron unas pocas semanas y los poemas empezaban a hablar entre ellos, también ellos juguetones. Venir, vinieron espontáneamente con su forma, y les concedí llevar el juego hasta el extremo. Esta es una guía turística deconstruida para entender de otra manera nuestros rincones rotos, nuestra querida Euskal Herria Tomando el vacío mantra posmoderno de Derrida, mientras nos entretienen en deconstruirnos son ellos quienes siguen construyendo.

En un momento dado tenía veintiocho poemas en la cesta, veintiocho juegos, veintiocho píldoras de mala ostia, veintiocho bombas-lapa, como alguien me ha sugerido, y vi que mi puzzle desfigurado estaba completo, dicho estaba lo que había que decir. Tantos como febrero, veintiocho. Tantos como todos nuestros antiguos meses, en los tiempos en que atendíamos a la luna, cuando no había doce meses sino trece, tantos como luna.s Y unido al ciclo lunar, el de la mujer. Oxitocina contra la apisonadora de destrucción masiva de quienes quieren arrinconar el grito de un mundo marginado. Un grito desesperado que no pierde el humor.

Y un canto juguetón a nuestra hipocresía eusko label. Cuanto más alto proclamamos lo que somos más desnudamos lo que no somos. Sartre también tendría algo que decir al respecto. El ser y la nada, que es lo que somos.

Aunque muchos poemas son dibujos en sí mismos -no me pidáis originalidad, lo hizo Artze mucho antes-, se me ocurrió que pedían compañeros de viaje, interpretación gráfica de otros ojos, y me dirigí inmediatamente a un amigo. Xabi, que me llena el buzón de pegatinas anarquistas diseñadas por él, con su precioso estilo punk, sabrá regalar a los poemas esos compañeros de viaje… Pedido, y formalmente cumplido, con los propios poemas como única pauta. ¡De pronto mis crías me miraban a través de las páginas con otros ojos!

Me faltaba la guinda, un cómplice dispuesto a pronunciar alguna palabra preciosa sobre semejante atentado contra la vasquidad. Y así vino lo más hermoso que quizá tiene el libro: el prólogo mágico de Mikel Etxaburu.

Lo juntamos todo y lo pusimos en manos de la editorial anarquista DDT. ¿Qué puede salir mal?

Este libro no me traerá lluvia de amigos del cielo, sé tanto como eso…

 

IRAKURTZEKO ZATIA

Es difícil escoger una parte de un libro que es un todo, porque los poemas de esta colección se sienten muy solos en solitario. Sin embargo, junto al maravilloso prólogo de Mikel Etxaburu, dejo un pequeño ejemplo de esos juegos. Siento en esta ocasión no traducirlo, pero no me atrevo a mover una sola palabra de Mikel, y el poema reivindica su propio lenguaje.

Labana eskuetan dabil poeta hitzei lepoa moztuz. Esaldiak harakirirako prestatu ditu eztandarazteko irakurlearen begietan. Eta ni, Bazter Hautsien albo kaltea naiz. Hariak desordenatu zaizkion txotxongiloa, hautsia.
Ahalegindu naiz hitzen labirintoan bidezidorrak deskubritzen, irteera posibleak bilatzen. Baina labirintoan ez dago bidezidorrik, ez maratilarik, ez aterik abiaburura itzuliko gaituenik.
Behin sartutakoan ezin atera daiteke bat. Onik ez, behitzat.
Bere buruaz beste egin duten panpinen gorputz atalez osatutako kartografia surrealista eraiki du poetak. Silaba mutilatuak arrastaka bidean galdutako zatien bila. Eta hitzen arteko amildegi infinituetan erori naiz behin eta berriz; “zenbat beharko dut espaloiraino 10B balkoitik?” eta espaloirik ez balego? Eta erorikoa infinituraino luzatuko balitz? mingarriak izan ohi dira hutsuneak, bete beharrekoak hitzekin eta bakardadeekin, ereduekin, sastreekin eta arrakalekin. Ausentziak halabeharrez estali behar diren eremu beldurgarriak dira, infinitua neurrira ekarri behar da.
Eta poemek nire lurra mugitu dutenean, heldulekurik gabe labirintoan barrena sartu naizenean, babesgabe, seinaleztatu gabeko ausentzietan aurkitu dut poetaren arnasa eta hantxe etzan naiz, geldik eta mutu, bele hilen eta armarrietako otso mugiezinen antzera.
Finean, bidea denean helburu geldo besarkatzen gara, harrien erritmora egiten dugu oinez eta olatuak banaka-banaka zenbatzen ditugu, presa barik. Halaxe aritu naiz neu ere bazter hautsietan barrena, bandera beltza soinean jantzita poemetako hitzak banaka-banaka biltzen, geldo, minak interrogatzen eta hasperenak eta arrakalak, “titularrik merezi ez dutenak”, salatzen. Bidea helburu denean berdin zaigulako “etorkizuneko trena atzeratuta etortzea”. Jadanik ez gaude geltokian trenaren zain, bidean gaude, poemaz poema goaz oinez, edo hegaz, eta horrela bazterrak ez zaizkit hain bazter egin, eta horrela hautsiak ez zaizkit hain hautsi egin.
Bazter horietan jostatzen dira gorde-gordeka gure zilborrak, adreiluzko aldare faltsuak, itsas-izarrak eta hegaluzeak. Begiak zarratuta, batetik hamarrera kontatu dut eta bila hasi naiz. Zauria izan da errazen aurkitu dudana: Pago!!! -zauriek ez dakite izkutatzen -, ondoren ikusi dut parkean zahar hil den azken etsitua, Pago!!! eta hitzontziak eta otzanak, Pago eta Pago!!! mila bider aurkitu dut mila bider idatzitako poema bera, Pago!!! eta horrela jarraitu dut labirintoan oinez eta narras, bere buruaz beste egin duten panpin zati infinituak bilatzen eta biltzen.
Baina labirintoan ez dago bidezidorrik, ez maratilarik, ez aterik abiaburura itzuliko gaituenik.
Behin sartutakoan ezin atera daiteke bat.
Onik ez, behitzat.

Mikel Etxaburu Osa