No te he hallado

Hoy he salido a buscarte
y he visto las aceras mojadas llenas de gente caminando sobre la punta de sus pies,
rostros azules bajo paraguas grises
queri
endo guarecerse de ti.
Me he guarecido de la lluvia yo, en el primer bar
y he visto noticias desesperadas suicidándose desde la barra
r
echazadas por las ordenadas hileras de pintxos,
y
tampoco estabas entre ellas.
Me he fijado en un hombre adusto,
en el último agujero del bar, enemigo de la luz y las miradas,
un churro en su mano,
de la punta del churro colgando su sueldo
en gruesas gotas,
de quién será el sueldo,
del hombre,
del churro,
del camarero,
del trabajador a punto de quedar en la calle,
no tuyo,
no de esa idea huidiza que no se
somete a las gotas de salario,
no de quien sabe nadar en una taza de chocolate.
He salido enjaulado en los tres euros del bolsillo,
me han sacado, a la lluvia gratis.
Ajadas tengo las suelas de mis zapatos más nuevos
y siento la lengua húmeda de la acera
lamiendo mis calcetines;
el dedo gordo en
el izquierdo,
el juanete en
el derecho,
sin discrimina
ciones.

 

Utzi zure iruzkina / Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.