La “coherencia” de la izquierda, de la cristanofobia a la islamofilia

indizeaEs muy curiosa la esquizofrenia religiosa que atraviesa las últimas décadas a la izquierda. Curiosa y preocupante. El último ejemplo nos lo trae la matanza perpetrada contra la revista satírica Charlie Hebdo. Para empezar, vaya desde aquí toda la solidaridad con todes les trabajadores de la revista, les asesinades, herides y quienes salieron ileses, así como con les lectores de la revista. En este mundo mostrar valor trae, por desgracia, consecuencias así, pero no nos amedrentemos.

La cuestión es que llevo tiempo observando el juego que se trae occidente con el Islam, y me preocupa contrastar que, como en otros muchos asuntos, el parachoques del juego de la derecha es una y otra vez la izquierda. En este mal teatro cada bando interpreta demasiado bien su papel.

No debería asombrarnos que las derechas mundiales, tanto las derechas “demócratas” de izquierda como las ultra-derechas, apoyen cualquier totalitarismo en el mundo y que, dentro de esa lógica, financien y protejan militarmente al totalitarismo islámico. Así, poca gente tiene dificultades para interiorizar que Al Qaeda, el Estado Islámico y ese tipo de organizaciones armadas islamofascistas son financiadas e impulsadas desde EEUU, Israel y Europa. La mayoría incluso entiende con qué intenciones políticas se crean y fortalecen tales movimientos y se dan cuenta fácilmente de la hipocresía de occidente -o eso quisiera creer…-. Hasta aquí, todo bien. A la derecha tales asuntos no le crean contradicciones. La OTAN siempre ha sido aliada de las dictaduras islámicas -y de otros muchos tipos de dictaduras-, sobre todo si poseen abundante petróleo y se muestran dóciles. Son necesarias para mantener controlado ese “extraño” mundo “debajo” de Europa.

Por el contrario, es más difícil de entender el comportamiento esquizofrénico de la izquierda.charlie-hebdo O tal vez no, no es en absoluto difícil de entender, ya que entra dentro de la lógica histórica de la izquierda, la izquierda parlamentaria, desde que en Francia triunfase la revolución burguesa, siempre ha sido la otra imprescindible media naranja de la derecha parlamentaria, su espejo, la mano necesaria para mantener controlades a les trabajadores y explotades. Cosas de la dialéctica, tal vez. Y ejemplo vivo de esa esquizofrenia pueden ser las cosas que ha soltado en su twitter Willy Toledo, la voz conocida y “rebelde” de esa izquierda, difundidas, cómo no, por el diario Público: “Alerto sobre lo que suele ocurrir tras tanto ataque criminal, no me mofo de nadie, sólo hago memoria. Occidente asesina diariamente. Sin ruido”, “El Pentágono y la OTAN bombardean y destruyen países enteros, asesinan a millones, cada día. ¿De verdad esperamos qué no hagan nada?”. Por supuesto, la mente preclara de Willy Toledo no duda, la revista satírica Charlie Hebdo tiene una innegable conexion con los bombardeos de la OTAN y, por tanto, ¡cómo sorprenderse de que los oprimidos musulmanes atenten contra ella!

Y ahí yace mi preocupación. Porque, hoy en día, si eres de izquierda, todes les izquierdistas de tu entorno verán con buenos ojos si lanzas consignas como “la única iglesia que ilumina es la que arde” y similares, contra la Iglesia cristiana todo vale; la cristianofobia es obligatoria, después de todo, y ahí no vale eso de hacer distinciones entre cristianes, épocas históricas ni movimientos… Además, el Cristianismo es uno de los emblemas patriarcales -sin embargo, en ocasiones se harán excepciones, y algunes izquierdistes ensalzaran los aires de libertad que trajo el protestantismo, olvidando en ese instante que la ética protestante fue imprescindible para afianzar las raíces del capitalismo, en tiempos en que la moral material católica suponía un obstáculo-. Siendo yo ateo, anarquista y enemigo de toda jerarquía, no tengo ninguna dificultad para entender ese encono contra el cristianismo, aunque no coincida con el en todos los niveles. Hasta aquí, de nuevo, todo bien, entendible más o menos… Pero hete aquí que a alguien se le ocurre decir “la única mezquita que ilumina es la que arde”… y todos los rostros izquierdistas del entorno comenzarán a mutar. Te habrás convertido en islamófobo, y mientras la cristianofobia es culto obligatorio, la islamofobia parece estar hoy en día entre los diez pecados capitales de Marx. Entonces sí, vendrán los matices, todes les islamistas no son… De pronto, creer en dios no está tan mal. Repentinamente, las religiones jerárquicas no son tan malvadas. De golpe, el totalitarismo moral puede ser comprensible. De un minuto a otro, el patriarcalismo religioso queda en el olvido… Sí, también el patriarcalismo islámico, y es que no pocas veces serán les feministas más radicales, incluso algunes anarcofeministas, quienes acusaran de islamofobia y saldrán en defensa del Islam homófobo y machista. Entonces quedarán en un rincón oscuro, bien cerrado con llave, las mujeres lapidadas, las ablaciones genitales -las que sufren las mujeres, ya que las que sufren los hombres se olvidan todos los días, pero mejor no hablar de ciertas cosas…-, las niñas obligadas a casarse con viejos -de nuevo, los niños obligados a casarse con viejas caen diariamente en el olvido-, los burkas, y todos los demás tipos de opresión sexual. Así, para algunes izquierdistas, por ejemplo para Willy Toledo, la matanza contra trabajadores de un medio de comunicación satírico no es un ataque contra la libertad de expresión, y no merece la pena investigar las posibles conexiones entre el Estado francés, sus cuerpos policiales y los asesinos, o pensar que la ultra-derecha que crece en flecha en Toda Europa tiene mucho más que ganar de ahí que la izquierda… La matanza de trabajadores de un medio satírico de izquierda no es más que la respuesta ante la opresión que los pobres musulmanes sufren, algo esperable, además. Tirando de esa lógica, quizá hasta legítimo…

El círculo se ha completado: la derecha necesita del Islam, del islamismo más radical. Para allanar ese camino, está la izquierda, para recordarnos que el problema no es el Islam en sí. Algunes -y no es broma, lo he visto en algún foro anarquista-, en la cima de la esquizofrenia, llegaran a defender el Corán, comparándolo con la Biblia, olvidando por otro lado que los dos libros sagrados que contiene la Bilbia cristiana están también incluidos como sagrados por les musulmanes, dentro de su religión, aunque el Corán esté por encima de ellos en importancia.

Pues, en mi humilde opinión, el Islam, igual que el Cristianismo, es un problema. No el único problema que tiene la humanidad, pero sí uno de sus problemas, y muy grande. Miro con total respeto a les musulmanes, en especial a aquelles que se alzan contra el islamofaxismo, exactamente igual que a les cristianes que se alzan contra el cristianofascismo. No son mis enemigues mientras no intenten imponer a nadie su moral y sus mitos. De ningún modo aplaudiré los ataques emprendidos por la ultra-derecha contra mezquitas para alimentar su discurso xenófobo.. En otro contexto podría ver con una sonrisa mezquitas, sinagogas e iglesias ardiendo. O tal vez no, después de todo algunas pueden ser patrimonio arquitectónico, y excelentes edificios si se les da otro uso. No aceptaré ninguna agresión contra modestes musulmanes, como no acepto agresión alguna contra humildes cristianes y judíes. Pero no voy a entrar en el juego de hacer apología de ninguna religión, cualquiera que ésta sea, menos aún cuando tal religión guarda en sus textos sagrados semillas de totalitarismo. No apoyo a la población palestina porque muches de elles -no todes- sean musulmanes, sino por tratarse de un pueblo sometido. Del mismo modo, no me opondré a Israel porque les israelíes -algunes- sean judíes, sino porque impulsa el nazionismo y la opresión de otros pueblos. Pareciera que hoy hemos olvidado que en otros tiempos se agitaba el fantasma del antisemitismo para dar carta blanca al actuar del nazionismo israelí, algo que todavía hoy no somos capaces de parar. Aunque seguramente hoy entendemos que ser antisionista, que negar la legitimidad del Estado de Israel, es algo diametralmente opuesto a ser antisemita, parece que la historia no nos enseña suficiente como para entender que ser enemigo del islamofascismo en todas sus expresiones es algo opuesto a ser islamófobo. ¿Cuándo se dará cuenta la izquierda? ¡como siempre, cuando el daño esté hecho?

Así que de ninguna manera daré el paso de la cristianofobia a la islamofilia. Todas las religiones son la misma mierda.

images

6 Comentarios

  1. Eric

    Cierto y es necesario que se hable de esta miopia, ahora bien una cosa que me gustaria comentar pero que por prejuicios la mayoría deja pasar. Qué las niñas tengan relaciones con los hombres (y no reducido a «viejos» que me parece una simple reducción) qué a ellas les den la gana, nunca como obligación ni imposición, sino por su propia voluntad y siempre adecuada a cada edad. Mientras no utilicemos -sin consentimiento simple- otros para nuestro beneficio no hay nada anti-ético, respetando a la niña, sus deseos y derechos.
    (Digo simple aunque muchos se empeñen en lo contrario para defender sus propias agendas, el consentimiento informado es exclusivamente para contratos y riesgo de muerte o salud o asuntos que pueden cambiar la vida drasticamente, pues sería un sinsentido que cada acción cotidiana con otros tengamos que hacer «contratos entre absolutos iguales», lo que importa éticamente es repetar los derechos del otro como igual, es decir sin discriminar y usar sin su consentimiento por otra cualidad diferente y arbitraria, como edad, sexo, especie, raza etc., en fin un sinsentido si pretendemos aplicarlo a la vida diaría, y que suele ser propio de legisladores de sillón sin mucha idea de como funciona la vida y que no merece mucho la pena la verdad pero ya se sabe eso de una mentira repetida mil veces…).

    Personalmente no creo qué el matrimonio con niñas sea correcto (me refiero claramente a niñas reales, las prepúberes, la idea de qué sean consideradas niñas despues de la pubertad no es mas que una falacia que contradice todo estudio serio y el mas minimo conocimiento de biología) pues el matrimonio es un asunto con importantes consecuencias en la vida, especialmente en paises donde no es practicamente anular el matrimonio, a diferencia de la exploración y el juego sexual qué no entraña mas riesgo que salir al parque a jugar.

    De ahí esa otra miopía en la izquierda de la homofobia a la pedofobia, esa falta de coherencia en aceptar la homosexualidad y condenar la pedofilia (preferiría llamarlo pedosexualidad pues es una sexualidad ya completamente diferenciada y no una parafilia, termino arcaico en general y falso aplicado a la atracción a niños pues no es un mero fetiche sino un complejo sistema sexo-afectivo), me refiero a condenar así como dogma, la mayoría de veces la verdad sin mucho tino sino basado principalmente en prejuicios y edadismo (discriminación arbitraria por edad), qué no digo que no se juzge la sexualidad infantil, por supuesto, como cualquier otra cosa, pero juzguese con la razón y la lógica y no con meros sentimentalismos, prejuicios y edadismos (tan arbitrarios como el racismo, el sexismo y el especismo siendo justos), y como no el «das asco, te voy a matar» tan común cuando uno habla de estos temas, etc.
    No seamos miopes solo por que no nos conviene enemistarnos con el mundo, es faltar a la verdad y la razón.
    Un saludo.

    Responder
    1. Asel (Publicaciones Autor)

      Hola Eric, gracias por tu comentario. En líneas generales estoy de acuerdo con parte de lo que comentas, es un tema resbaladizo y existe un discurso aprendido políticamente correcto bastante hipócrita. No hay más que recordar la adolescencia propia para conocer el papel que juega el deseo sexual físico. Sin embargo, hay que andarse con tiento, porque luego te encuentras cosas como el manifiesto en favor de la pedofilia que el siglo pasado firmaba el radicalismo de izquierda mas sobrevalorado e hipócrita de Francia, con Sartre, Simone de Beauvoir y Foucault a la cabeza, entre otros nombres bien conocidos, donde disfrazaban la pederastia bajo un supuesto respeto a la libertad sexual de la infancia, coincidiendo, no sé si casualmente, con la entusiasta narración de Con Bendit en la tv sobre lo excitante que era que un niño de 10 años te bajara los pantalones, y con un proceso judicial a varias personas por casos de pedofilia. Históricamente han existido movimientos en la izquierda que, muy al contrario de lo que comentas, de pasar de la homofobia a la pedofobia, han pasado de la homofilia a la pedofilia, bajo ropajes de supuesta libertad.
      El tema de los matrimonios forzosos de niñas (y niños, aunque hoy en día, igual que con el tema de la mutilación genital, se olvide que ellos también los sufren), al margen de la edad de sus cónyuges, es ya otro cantar, porque estamos hablando de un acto manifiesto y público contra la voluntad libre de esas niñas (y niños) que las sujetan a una persona para el resto de su vida. Más allá de que los matrimonios forzosos hayan sido durante un largo periodo de la historia la forma normalizada de matrimonio en muchas culturas.
      Y ya más en general, por mi parte, como anarquista, estoy en contra de toda «justicia punitiva», de cárceles, de leyes y de límites arbitrarios. Creo que debe ser labor de cada comunidad acordar libremente sus propias normas de convivencia y resolver los actos de sus miembros que se considere que dañen a otros miembros.
      Saludos.

      Responder
  2. Juan Ramón

    Hola. Te añado a mis favoritos. He llegado a tí a través del facebook Félix Rodrigo Mora. Comparto mucho de lo que dice éste, pero no todo. Respecto a lo cristiano, no entro en lo islámico, yo sí me considero, de alguna manera, cristiano. Es evidente que no es lo mismo cristiano que católico. Por eso me llama la atención que no hables de católicos sino de cristianos. En todo caso queda claro que no confraternizas con ninguna religión, entiendo, si conlleva jerarquías… creo o quiero pensar, que el primer cristianismo era libertario y no se regía por ningún texto. Estoy hablando sobre todo de lo que ha escrito Félix al respecto. No se si merece algún tipo de matización por tu parte cuando hablas de cristianismo. Sólo es una pequeña reflexión. Es de agradecer tu tono en tus escritos en unos tiempos que si «no estás conmigo estás contra mí» y no hay matices, sólo cabreo y necesidad de volcar la ira en lo que sea.

    Responder
    1. Asel (Publicaciones Autor)

      Hola Juan Ramón. Gracias por tu comentario. Yo soy culturalmente cristiano y católico, en el sentido de que he sido educado en un entorno familiar y social fundamentalmente cristiano y católico, pero actualmente soy ateo. Lo primero que me sacudí fue la carga católica y luego la fe cristiana y toda necesidad de explicaciones religiosas del mundo. Más allá de eso, respeto las necesidades espirituales de la gente y entiendo que mucha las satisfaga tirando de lo que tiene más a mano, que son las religiones, pero estoy en contra de toda religión organizada, toda jerarquía y los dioses, todos, me parecen de las peores y más siniestras invenciones humanas. Diría allá cada cual, pero el problema es que desgraciadamente las opciones religiosas de mucha gente influyen negativamente en otra mucha gente que no comparte esas opciones y la carga religiosa introducida desde la infancia en los cerebros lleva milenios destrozando millones de vidas. Sobre la figura concreta humana de Cristo, si realmente existió y es alguien histórico, reconozco que tiene rasgos que, en el contexto social y cultural que le tocó, podrían considerarse libertarios o al menos revolucionarios. Si hay gente a la que le inspira desde ese punto de vista, me parece estupendo. Sin duda ese primer cristianismo, que era fundamentalmente comunitario, tenía aspectos positivos, frente al mundo que lo rodeaba. Respecto a mi tono, cuando entro en esas estúpidas discusiones virtuales suelo pecar de un exceso de sarcasmo, ironía y muchas veces mala ostia, está en mi temperamento, lo cual no quiere decir que me guste, así que me siento más cómodo cuando puedo escribir mis reflexiones de forma más racional, calmada y pedagógica. En Félix, más allá de algunas de sus ideas (cada vez más presentes y reiteradas) que no comparto en absoluto, creo que es precisamente su tono, muchas veces intencionalmente ofensivo e irrespetuoso, el que crea una brecha con muchas personas y el que a mí incluso en los sus libros más interesantes siempre me chirría y me aleja. Saludos y gracias nuevamente.

      Responder
  3. Admirador de Jesús, con corazón libertario y pretensiones marxistas... ese soy yo.

    Así es, Asel. ¡Buena reflexión, lagun!

    Responder
    1. Asel (Publicaciones Autor)

      Eskerrik asko! Parece que andamos en similares sintonias 😉

      Responder

Utzi zure iruzkina / Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.