Y ya son trece


Para bien o para mal, dicen que el número trece es mágico. Los ateos, sin embargo, no adoramos a dios ni al diablo y utilizamos las simbologías según nuestras necesidades. En este caso, el número trece debe ser bueno, pues creo la que será mi decimotercera novela también va a ser mi obra más importante. Así lo he sentido durante su creación, y así lo siento ahora, que el libro está dispuesto a ver la luz. ¿Nos atrevemos a soñar con otra sociedad? Y lo que es más importante: ¿nos atrevemos a empezar a construir otra sociedad? Ni qué decir tiene que yo hace tiempo que estoy deseando hacerlo. Habrá que agradecer la apuesta de Txalaparta por lo que aquí empieza y el buen y riguroso trabajo realizado por la editora Garazi Arrula.

Utzi zure iruzkina / Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.